Google compra Motorola Mobility

Google acaba de anunciar que compra la división de móviles de Motorola por 12.500 millones de dólares. Los motivos de la compra se centran en potenciar el desarrollo y adopción de Android como plataforma móvil, de esta forma Google deja clara que una de sus más grandes intenciones a mediano y largo plazo es una incursión fuerte y definitiva en el mercado móvil.

Hasta el momento Google ha tenido poco o nulo control sobre el hardware en que se instala Android, que es una de las ventajas pero también desventajas del software libre para la compañía (no para la comunidad), pues pierden cierto nivel de control. Al adquirir una empresa tan grande como Motorola efectivamente pasan a controlar no solo el desarrollo del sistema operativo, sino de un segmento de los dispositivos donde se instala el sistema operativo.

Aunque Google pasará a competir contra grandes empresas como LG, Samsung, HTC o Sony Ericsson en términos de hardware también serán agentes de innovación en ese campo, empujando a todo el sector a adoptar cambios y mejoras de forma más veloz.

Por otro lado, Android representa apenas el 5% de la capitalización de mercado de Google, mientras que iOS representa alrededor del 80% para Apple. La compra desde términos económicos es simplemente lógica.

 

 

 

Fuente: ALT1040

Anuncios

10 años sin los Redondos

Este 4 de agosto, hace diez años, Carlos “Indio” Solari, Skay Beilinson, “Semilla” Bucciarelli (bajo), Walter Sidotti (batería), Sergio Dawi (saxo) yHernán Aranberri (batería y samplers), subían al escenario del estadio Chateau Carreras a brindar el que sería el último show dePatricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

Ya pasaron diez años y la de Los Redondos es la ausencia más presente de todo el rock nacional. Pese a que no volvieron a tocar jamás como grupo, su historia sigue más viva que nunca y no dejan de ser influencia obligada en cualquier grupo de muchachos que se cuelgue una guitarra, un bajo y sueñe con la épica de ser rocker.

Los Redondos debieron ponerle punto final de manera abrupta a una carrera que había comenzado en los albores de los ’80, cuando la banda tocaba en La Plata, ofreciendo además una especie de varieté y los ya célebres “redonditos de Ricota”. Desde ahí, la pendiente siempre fue para arriba y nunca para abajo.

Llegó “Gulp” en 1985 y con él la popularidad. Los Redondos llenaban cuanto lugar tocaban. Compartían cartel con SUMO, entre otras bandas icónicas de la época y, fueron tocando en Obras, Racing, River, incluso, antes del último show en Córdoba, se dieron el gusto de reventar el Centenario, de Montevideo.

Los Redonditos

Varios de los temas compuestos por Solari-Beilinson siguen siendo hoy en día banda de sonido en cuanto programa de radio haya o en la casa de cualquiera, sin importar si alguna vez llegó a ver o no, en vivo a la agrupación platense.

 

Es que Los Redondos traspasaron, por mucho, el simple lugar de banda de rock. Se han convertido en una religión, con el “Indio” Solari como figura-emblema y los riffs de Skay como banda de sonido predilecta. Se hicieron remeras, banderas, tatuajes, y legado. Ninguna otra banda en la Argentina lo consiguió a un nivel tan masivo.

 

Invadieron con su música cuanto ámbito hubiera: el rock, los boliches, los estéreos de los autos, el fútbol, los deportes, cualquier cosa que necesitara música tuvo, en algún momento, algún track ricotero como telón de fondo.

Cuando había amor

Hoy, diez años después el Indio Solari sigue convocando multitudes al frente de“Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado”, grupo con el que sacó su tercer disco “El Perfume de la Tempestad” que sonará en Junín, el próximo 3 de Septiembre. Skay también se fue por corrientes solitas, con su guitarra como arma más fuerte, el ex violero redondo también consiguió conservar una parte de la patria ricotera para su dominio personal. Ahora, tendrá el honor de reinaugurar el mítico estadio Obras, sobre Avenida del Libertador.

 

De todas maneras no importa que tan bueno sea lo del Indio, que tan “fiel” a su estilo sea lo de Skay. No son los Redondos. Por eso, cada vez que tocan, escuchan el mismo canto, insistente, que dice “Sólo te pido que se vuelvan a juntar”. Ese es el último deseo del pueblo redondo, ver en vivo, otra vez a la banda que le voló la cabeza a todo una nación. Los Redonditos de Ricota, la leyenda, el mito, el legado y, sobre todo, el rock del país.

 

Fuente: Rock ‘N Ball